viernes, 2 de septiembre de 2011

Sopa de zapallo estilo thai


Con las huellas digitales siempre tuve un dilema. Me pregunto si las personas que se van para el otro mundo, las que las dejan de usar, se las ceden a los nuevos niños que nacen. ¿Es posible que las huellas se repitan? ¿No podría tener una, acaso, las huellas digitales de Catalina la Grande? Mi primo, cuando era chico, decía que las huellas podían borrarse con un pequeño corte de gillete (“las de los dedos índices”, aclaraba, “porque son las únicas huellas que guarda la policía”). También estaba el niño que contraargumentaba, "eso es imposible; las huellas, por más que uno las borre, a las dos o tres semanas vuelven a crecer”. Los recuerdos también son huellas, y por momentos tienden a desaparecer. Solo que, cuando una quiere, crecen de nuevo. Las estaciones también dejan rastros. El invierno, por ejemplo, ha dejado estalactitas de sopa en mi freezer. En un par de semanas voy a descongelar la heladera. Hay que dejar lugar a los víveres de primavera. Esta es, espero, la última sopa de invierno que hago. Y justamente, de todas las sopas, mi preferida:

Ingredientes
1 kilo de zapallo dulce pelado y troceado
2 litros de caldo (de lo que quieran)
1 manojo de cilantro fresco
1 cebolla
1 diente de ajo
1 cucharadita de curry y otra de jengibre en polvo
Si tienen, leche de coco (yo no tenía...)

Poner aceite de oliva en una cacerola grande (yo usé la essen porque es la que mejor me resulta). Agregar el diente de ajo entero (pelado). Apenas empiece a tostar, agregar la cebolla cortada fina. Saltear hasta que empiece a trasparentar. Agregar luego el zapallo pelado y cortado en trozos. Condimentar con el curry y el jengibre en polvo. Revolver bien y dejar fritando 10 minutos.
De a poco ir incorporando el caldo caliente. Dejar hervir el fuego hasta que el zapallo esté tierno. Agregar las hojas de cilantro. Tapar la olla y dejar reposar. Procesar en licuadora o minipimmer.
Si tenemos en la heladera, al momento de servir, agregar un poco de leche de coco, que le dará un saborcito mágico a la sopa.

Me despido de ustedes, dejando marcas de dedos no muy bien lavados por todos lados: en la puerta de la heladera, en el escritorio, en las teclas de esta computadora...  y también dejando otras huellas, más exquisitas:

Huellas, de Mario Benedetti
(Fuente: Documenta mínima)

En el archivo de las fichas policiales, aquella huella digital estaba a oscuras y se encontraba sola, abandonada. Sentía nostalgia de su mano madre, y sus líneas finas, delicadas, eran como un escorzo de su tristeza. Por eso, cuando se encendió la luz y alguien colocó a su lado una nueva huella, tal irrupción generó una alegre expectativa.
Una vez que el funcionario apagó la luz y cerró la puerta, la huella primera se atrevió a decir:
–Hola.
–Hola –respondió con voz ronca la recién llegada.
–Qué suerte que viniste. A esta altura, la soledad ya me resultaba insoportable. ¿De qué pulgar venís?
–De la mano de un periodista. ¿Y vos?
–Fuerzas represivas.
–Dura tarea, ¿no?
–¿Por qué lo decís?
–Torturas, bah.
–Se habla y se publica mucho, pero no siempre es cierto.
–¿Nunca?
–A veces sí. Reconozco que mi pulgar siguió un curso intensivo de picana.
–¿Cuál es tu mejor recuerdo?
–Si te voy a ser franco, cuando nos encomendaron tareas administrativas. Allí no había llantos ni puteadas ni alaridos. ¿Y el mejor de tu pulgar?
–El tacto de cierto ombliguito femenino. Una colega francesa y el dueño de mi pulgar estuvieron cubriendo los Juegos Olímpicos con variantes de yudo que los dejaron bastante complacidos.
–¿Por qué te tomaron la impresión digital?
–Renovación de cédula. ¿Y a vos?
–Tres años de arresto. Derechos humanos, comisiones de paz, desaparecidos, todas esas majaderías.
–Y aquí ya ves, todos iguales.
–¿Qué nos queda?
–Resignarse. Mi pulgar era ateo.
–Mi pulgar, en cambio, era creyente.
–Eso no importa. Después de todo, la mano de Dios no deja huellas.

Mario Benedetti, "El porvenir de mi pasado", Alfaguara, Madrid, 2003, 216 páginas.

25 comentarios:

  1. mmmmm q ricura! con esos condimentos debe ser una maravilla de sopa de zapallo! para chuparse los dedos!... si me los chupo mucho, se borraran las huellas????

    ResponderEliminar
  2. Fíjate como tendré la mente de trastocada que, por huellas digitales, he entendido primero el rastro que cada uno dejamos en Internet. Increíble. Y eso que cuando era jovencita estaba fascinada por "Wilson el chiflado", de Mark Twain, y tuve una época en la que me obsesionaba tener huellas dactilares. EN fin...

    Sobre la receta, necesito aclaración: ¿Qué es el zapallo? Por la pinta algo riquísimo.

    Un abrazo y hasta pronto. Allá le decís adiós al invierno y aquí saludamos al otoño ; )

    ResponderEliminar
  3. Hola Betty, zapallo es lo mismo que calabaza. Solo que nosotros decimos "calabaza" a la que es larga, naranja y de piel fina y zapallo al que tiene forma de halloween (qué comparación!). Lindo saludar al otoño, es otra estación del año que me encanta. Y se la merecen... después de tanto tiempo de vacaciones :)

    ResponderEliminar
  4. Hacía tiempo que no pasaba por aquí (los gallegos estamos acabando el verano y he desenchufado el blog todo este tiempo) y se me había olvidado lo que me gustan tus posts. Adoro cómo cuentas las cosas, y cómo eliges a otros para contar y nunca te equivocas. A nosotros, al contrario, nos llega ahora el tiempo de las sopas. Te la puedo tomar prestada? Me encantan las sopas y cremas de calabacín (como lo llamamos por acá, ya sabes), y esta tuya tiene que estar muy rica. Un beso y haz sitio en ese freezer para el buen tiempo.

    ResponderEliminar
  5. Una sopita delicioso y una historia preciosa. Como bien dices para ti será de las últimas sopas que acompañan al frio, yo guardo la recta porque pronto será la primera. Un beso.
    cosicasdulces.blogspot.com

    ResponderEliminar
  6. Se ve exquisita tu sopa caldúa como decimos acá,que ganas de meter la cuchara,una sopa soñada, grandes abrazos vecina.

    ResponderEliminar
  7. Gracias Estela por el "detalle" de los camarones! qué vergüenza, hoy estoy como loca, voy a remediarlo enseguida!, besitos miles

    ResponderEliminar
  8. Hola Estela al principio de leer no cabía en mi asombro, acabando el invierno y llegando la primavera, hasta que ya caí, perdona mi torpeza, ahora que a nosotros nos llega el invierno seguro que sera una de las primeras sopas que haga, por cierto que es el zapallo, tiene otro nombre en España, besos

    ResponderEliminar
  9. vale no me lo aclares ya lo he leido en otro comentario, precisamente hoy he comprado calabaza para hacer una crema, besos

    ResponderEliminar
  10. Tu dejarás de hacerla, pero yo ya me he llevado la receta que en dos días tenemos el frío aquí. bss (Elena)

    ResponderEliminar
  11. Gracias Estela, nosotros somos tan básicos que usamos el mismo nombre para ambas ; ) Gracias por pasarte por mi blog y por tu comentario.

    ¡Hasta pronto, colega literarioculinaria!

    ResponderEliminar
  12. Hola Estela no se lo que le pasa a mis seguidores que últimamente aparecen y desaparecen como el Guadiana, por cierto este es un rio de España que hay zonas donde se ve y otras va subterraneamente, ahora mismo lo estoy viendo yo el gagdet, intentalo otra vez, besos

    ResponderEliminar
  13. que preciosa entrada amiga!!!!...hoy me enterneciste mucho :(, ser que estoy un poco rarita...pero me dieron ganitas de soltar lagrimitas
    tu ultima sopa, que para mi sera una de las primeras de mi otoño que llega veloz!!!
    cariños amiga!

    ResponderEliminar
  14. Joer Estela!!! eso de las huellas me lo he preguntado yo cienes y cienes de veces!! jajaja!!! como me gustan tus entradas!!! "piensas" más que yo que ya es decir jajaja!!!! y la sopina una delicia!!! todo lo que lleve calabaza me encanta el sabor que tiene! y aquí todavía es verano, pero mira, que no me importaría nada tomarme un poquín de esta deliciosa sopa!!!!

    Un besiño amiga!!! :))

    ResponderEliminar
  15. Se ve estupenda esta sopita ..probare pues me encantan todos los ingredientes .bsssMARIMI

    ResponderEliminar
  16. Llego a tu blog a través del de Juana y lo que he visto, me parece todo estupendo. Vamos, que me gusta tu blog!!!
    Así que si no me echas, me quedo como seguidor y vendré a verte a menudo.
    Encantado y espero una buena relación.
    Jorge.

    ResponderEliminar
  17. Guapisima, pasa por mi blog que ya estan las fotos de la boda de la niña.

    Besitos

    ResponderEliminar
  18. Estela Getino, pareces hablar metafóricamente, al menos eso me parece. Al hilo de las huellas, pienso que no, que otras huellas estarán el otra persona en otro tiempo. Así que me alejo de los budistas, de los cristianos, los musulmanes, hinduistas y hebreos, hasta de los ateos y agnósticos, porque pienso que "otro será consciente de ser él en otro tiempo", yo habré muerto para entonces. Anda que...

    ResponderEliminar
  19. Mauro del Món, me late que sos Eugeni. Si es así, veo que terminaste tus vacaciones. ¿Y qué pasó con tu blog, eh? Ya no tenemos donde leerte. Besos

    ResponderEliminar
  20. Estela Getino, late tu corazón con decidida intuición, aunque Eugeni como tal está ya estudiando y no volverá hasta el verano siguiente, dios mediante, cuando acabe sus obligaciones estudiantiles. Así que te manda muchos besos y fuertes y largos abrazos como los que acostumbraba a darte virtualmente, claro.
    Encantado de escribirte tonterías y de que las leas y compartas, guapa.
    Un Abrazo largo.

    ResponderEliminar
  21. Encantada de recibirlas. Te escribo algunas oraciones llenas de pavadas y también algún abrazo. ¿En qué andará este Eugeni, si se puede saber? ¿Estudiando? ¿Y para qué? :=)

    ResponderEliminar
  22. Un servidor se aburre sin hacer nada; así que uno se matricula en unas pocas asignaturas de Ciencias Ambientales, para estar entretenido en invierno cuando los días son cortos y las horas muchas. Y hasta que vea yo como voy de tiempo no me comprometeré con otras cosas. Para no agobiarme, he parado las bitácoras a la francesa, que me gusta mucho.
    Y como ya he vuelto de vacaciones, ten por seguro que te leeré con afición y afección, como es debido a tu genialidad sin par en la red, ya sé... Ya sé que recibes halagos a diario pero permite uno más de quien no suele, por lo común, hacerlos.
    Abrazo.
    Tus huesos son amigos de mis huesos, tu pluma la más bella del lugar.

    ResponderEliminar
  23. Me alegro mucho, Eugeni. Estudiar de grande tiene más mérito que de jóven (eso pienso yo, por estarlo experimentando también).Muy bella carrera la de Ciencias Ambientales. Ah, y gracias por los halagos. No los recibo a diario. Viniendo de alguien que no tiene la costumbre, entonces doble honor. Abrazo, amigo. Nos leemos pronto.

    ResponderEliminar
  24. Mi querida Estela, me impresiona como coincidimos en gustos, Benedetti, el zapallo con cilantro, no puedo creer! Gracias por el cuento, no lo conocía, me quedé con el viejo Benedetti, de puro vaga no más, tengo que retomar lo que me falta y releer lo que me dió siempre tanto placer. Besitos

    ResponderEliminar
  25. Y qué, Estela, ¿qué cosa estás experimentando también?, si no es secreto.
    Besos, nena.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...