jueves, 22 de julio de 2010

Tallarines cortados a cuchillo


El genio de Leonardo Da Vinci, exponente máximo de la multiplicidad de talentos que un ser humano pueda tener, además de pintor, científico, ingeniero, escultor, arquitecto, botánico, filósofo, músico, poeta, escritor e inventor, fue también un gran cocinero. Además de haber creado la primer máquina de cortar espagueti, escribió originales recetas de cocina e interesantísimas normas sobre el comportamiento que debe tener el comensal en la mesa. Daremos a conocer algunas de ellas al finalizar este post.
Y ya que estamos -aunque no tenga mucho que ver, pero así están las cosas- pasamos la receta de los tallarines caseros cortados a cuchillo.

Ingredientes para 4 o 5 comensales:
4 huevos, medio kilo de harina, ½ pocillo de aceite y sal.
Batimos los huevos con el aceite. Incorporamos de a poco la harina  mientras revolvemos bien para que no queden grumos. Amasamos. Cuando tengamos una masa uniforme, armamos un bollito y estiramos con palo de amasar enharinado. Estirar bastante para que quede una masa bien fina. Dejamos descansar un rato y volvemos a estirar. Enrollamos la masa (ver foto). Con una cuchilla cortamos transversalmente el rollo en círculos.

Tiramos los circulos desde la punta para desenrollar, espolvoreamos con harina y separamos bien los fideos. Ponemos a calentar bastante agua con sal y cuando hierva, echamos los fideos. Los tallarines suben a la superficie inmediatamente, pero como comprobarán, hay que dejarlos hervir unos minutos más para que no queden durelis en el medio. Al haberlos estirado con palo de amasar y no con máquina, se hincharán un poco y tardarán más de lo habitual en ablandarse. A los dos minutos de cocción habrá que revolear alguno en dirección al azulejo. Si se parte (el azulejo) es porque falta.

Ahora sí, estas son algunas de las notas del Codex Romanoff:

* Ningún invitado ha de sentarse sobre la mesa, ni de espaldas a la mesa, ni sobre el regazo de cualquier otro invitado.
* Tampoco ha de sentarse bajo la mesa en ningún momento.
* No debe poner la cabeza sobre el plato para comer.
* No ha de poner trozos de su propia comida de aspecto desagradable o a medio masticar sobre el plato de sus vecinos sin antes preguntárselo.
* No ha de enjugar su cuchillo en las vestiduras de su vecino de mesa.
* Ni utilizar su cuchillo para hacer dibujos sobre la mesa.
* No ha de limpiar su armadura en la mesa.
* No ha de tomar la comida de la mesa y ponerlo en su bolso o faltriquera para comerla más tarde.
* No ha de morder la fruta de la fuente de frutas y después retornar la fruta mordida a esa mismo fuente.
* No ha de escupir frente a él.
* Ni tampoco de lado.
* No ha de pellizcar ni golpear a su vecino de mesa.
* No ha de poner los ojos en blanco ni poner caras horribles.
* Tampoco ha de prender fuego a su compañero mientras permanezca en la mesa.
* No ha de golpear a los sirvientes (a menos que sea en defensa propia).
* Y si ha de vomitar, entonces debe abandonar la mesa.
 Omito la norma que dice cómo debe comportarse un asesino en la mesa debido a que es altamente impresionable. La idea es que les queden ganas de ponerse a amasar unos fideos caseros. Hasta la próxima.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...